Cuando estás corto de dinero y empiezas a notar que tus ingresos ya no son suficientes para cubrir tus gastos, es momento de empezar a reducir gastos.

Es normal que al inicio no sepas cómo empezar con esta tarea, que puede resultarte un poco compleja mientras adquieres la costumbre de gastar menos para equilibrar tus finanzas. ¿Reducir algunos servicios?, ¿Salir menos los fines de semana? Son algunas de las preguntas que seguramente llegarán a tu mente.

¡No te inquietes! Te mostramos cinco formas prácticas de empezar a disminuir gastos, para que puedas aprovechar mejor tu presupuesto y tener una economía saludable.

1. Alimentación: comer es una necesidad básica por lo que en este sentido, la recomendación no es dejar de consumir aquello a lo que estás acostumbrado sino cambiar tus hábitos de compra.

Por ejemplo, si usualmente adquieres los productos en almacenes, empieza a hacerlo en supermercados, donde es más económico.

Otra opción viable para ahorrar en alimentación, es adquirir productos de marcas propias de supermercados, que mantienen una buena proporción entre calidad y precio.

2. Transporte: si tienes vehículo particular, la sugerencia es hacer un balance de los gastos de parqueadero, gasolina y mantenimiento, ya que estos pueden convertirse en un gran filtro de dinero.

Una vez realices este cálculo, considera tomar la decisión de dejar el carro en la casa y utilizar el transporte público mientras tu situación financiera empieza a estabilizarse.

3.  Servicios básicos: si quieres economizar en el consumo de agua y energía, aplica algunos consejos prácticos como regar las plantas y lavar el carro con un recipiente, en lugar de utilizar una manguera. Respecto a la energía, cambia los focos tradicionales por ahorradores, que te ayudarán a reducir el consumo de luz en un 80%.

Recuerda que además de economizar, contribuyes al cuidado del medio ambiente.

4. Diversión: pasar fines de semana entretenidos en compañía de toda la familia sin gastar dinero, es posible. Opta por realizar actividades al aire libre como ir al parque a caminar, montar en bicicleta, hacer un picnic o ir a bibliotecas lúdicas gratuitas.

También, puedes llevar a cabo actividades divertidas en casa como ver películas o preparar una receta deliciosa y económica.

5. Productos financieros: si bien es cierto que las tarjetas de crédito y los préstamos en general, te sacan de apuros en algunas situaciones, es importante que tengas en cuenta que crean nuevas obligaciones financieras, pueden convertirse en un dolor de cabeza si no sabes controlarlas.

Y tú, ¿qué otros aspectos crees que se deben considerar para empezar a reducir gastos? Compártenos tus ideas.

Fuente: http://portal.corona.com.co