1. Examina las llaves de agua, cañerías y tuberías de los exteriores por si tienen fugas. Gota a gota el agua se agota.

2. Haz uso de los sistemas de recolección de agua lluvia en las casas, las cuales pueden ser usadas para lavado de ropas, aseo de las viviendas e instalaciones sanitarias.

3. Riega las plantas y jardines únicamente dos veces por semana, en horas de la noche o temprano en la mañana, preferiblemente implementando sistemas de riego por goteo.

4. Cuando laves los platos a mano, utilizar una tina para lavarlos y otra para enjuagarlos. Nunca debajo del chorro de la llave abierta.

5. Toma duchas de corta duración y cerrar la llave mientras te enjabonas.

6. Utiliza un vaso con agua para cepillarse los dientes. No dejes la llave abierta.

7. Cierra la llave mientras te afeitas. Utiliza un recipiente o el tapón del lavabo para afeitarte.

8. Lava tu vehículo en sitios establecidos para tal fin. Si lo lavas en casa usa solo un balde de agua.

9. Enseña a los niños a no desperdiciar el agua.

10. Revisa periódicamente que el flotador de los inodoros esté funcionando correctamente.

11. Instala sanitarios de bajo consumo.

12. Revisa los empaques de las llaves al menos 2 veces por año.

13. Recolecta el agua que sale de la ducha mientras se espera que se caliente con el fin de utilizarla para plantas o sanitarios.

14. Utiliza la lavadora para cargas completas evitando su uso para pocas prendas.

15. Evita el uso de manguera para evitar desperdicio de agua.