Cuando estás corto de dinero y empiezas a notar que tus ingresos ya no son suficientes para cubrir tus gastos, es momento de empezar a reducir gastos.

Hacer que el salario que recibe le alcance para más no es una proeza, solo es cuestión de detectar dónde se pueden recortar gastos.