“¿Ahorro? Pero ni me alcanza para el día a día”

 

Por: Cristina Bravo
Instagram: @cristinabravofinanzas

“¿Ahorro? Pero ni me alcanza para el día a día”, esta es una de las frases que más escucho cuando se toca el tema del ahorro, tema que por cierto trae consigo mucho desconocimiento pues se cree que solo se usa para comprar a fin de año regalos o para un viaje, pero en realidad hay varios tipos de ahorro, los cuales quiero compartirte hoy para que sigas avanzando con tu educación financiera y seas más asertivo a la hora de tomar decisiones con tu economía.


Te voy a contar en este espacio los 3 tipos de ahorro que en mi concepto son los más importantes y con los cuales podrás empezar a crear un hábito.


1. Ahorro para crear fondo de emergencia

Te estarás preguntando que es un fondo de emergencia, bueno, este es una cantidad de dinero que se recomienda tener para cubrir todos esos gastos extras que no tenías presupuestado y que llegan de forma sorpresiva, por ejemplo: Una foto multa, cubrir un examen médico de urgencia o un daño en la casa, pero también es usado para cubrir periodos de tiempo donde quedas sin ingresos, éste fondo te permite cubrir tus costos fijos básicos mensuales por un periodo hasta que retornen tus ingresos.


Este fondo de emergencia normalmente no lo tenemos y es ahí donde nuestras finanzas comienzan a versen afectadas, pues la mayoría de veces recurrimos a “Ahorros para otros propósitos” o a endeudarnos para cubrir esos aspectos inesperados.

A algunos les funciona el dejar sus cesantías en el fondo para que en el momento en el que queden cesantes puedan usar ese dinero para cubrir sus gastos, pero también es importante entender que pasan cosas cotidianas como las que te mencione anteriormente y debemos estar preparados para ello.

Te cuento que se recomienda tener ahorrado entre tres a seis meses de tus costos fijos básicos, para que en el momento en el que algo suceda puedas cubrirlos mientras solucionas tu situación.


Por lo anterior mi recomendación es que comiences con este ahorro, y para ello es importante que entiendas que este ahorro no se usa en inversiones o en fondos donde no puedas moverlo, éste debe estar disponible inmediatamente para las eventualidades.

Te puedo asegurar que al tenerlo vas a ahorrarte muchos dolores de cabeza y deudas innecesarias.


2. Ahorro para invertir

Este tipo de ahorro está destinado para aquellas personas que están en el proceso de educarse financieramente y que aún no saben en qué les gustaría empezar a invertir.


Tomar este hábito de ahorro permite que la persona pueda capitalizarse mientras invierte en su educación financiera, lo que le dará mas bases para generar inversiones con mayor consciencia. Las inversiones no se tratan solamente de tener el dinero para hacerlo y ya, estas consisten en entender puntos como:

• En que se invertirá.
• Cuánto capital se requiere.
• Cuáles son los riesgos.
• Que perfil de inversionista se es.


Aquí lo que deseo que entiendas es que este capital es el que podrás usar para multiplicar tu dinero, así no tendrás que recurrir a deudas, pues tendrás los puntos más importantes para generar bien la inversión:


• Educación financiera.
• Hábito de ahorro.
• Capital para invertir.
• Conocimiento de los riesgos.


Recuerda que la educación financiera también es considerada como una INVERSIÓN y tal vez es la más importante porque es la que te dará la oportunidad de generar mejores estrategias para el manejo y administración del dinero.


3. Ahorro con propósito fijo

Este es el ahorro más conocido por todos, es el que hacemos mes ames en un banco, “natillera” o en un fondo empresarial y que normalmente nos regresan a fin de año. Este ahorro tiene propósitos como: comprar regalos, darnos un gusto como vacaciones o compra de tecnología.


Es muy importante que para este tipo de ahorro se pueda tener un propósito especifico ya que muchas veces empezamos con una idea, pero a la final lo que sucede es que hemos sido tan desordenados financieramente en el año que el ahorro termina siendo usado para pagar deudas y no logramos disfrutar al 100% de él.


Analiza entonces que es lo que quieres, cual es ese propósito mayor que deseas con el ahorro que tienes programado y durante el año mantente firme educándote financieramente y sobre todo creando estrategias que te permitan llegar al cumplimiento de tus metas financieras.


TIP FINAL

Te estarás preguntando: ¿Pero cuanto debo ahorrar para cada uno de los tipos de ahorro? Y la respuesta es: Solo tu sabes eso, porque eres tu el que debe conocer como esta tu presupuesto mes a mes, mi consejo es: ve paso a paso, no tienes que correr, estas en un proceso de cambiar tus hábitos financieros por unos más saludables, así que puedes empezar por el fondo de emergencia, entiende cuanto son tus gastos fijos básicos y empieza a ahorrar (según lo que viste en tu presupuesto) para cubrir de tres a seis meses, cuando lo tengas puedes seguir con los otros dos, ya sea simultáneamente o uno a la vez, revisa de nuevo tu presupuesto y de ahí define un monto fijo para el ahorro, si ves que no puedes con un porcentaje fijo entonces te recomiendo que TODOS LOS DÍAS ingreses así sea una moneda de $50 pesos a tu alcancía, esto lo que te ayudará es a crear el hábito e ir definiendo tu propósito de ahorro.


¿Cris y si no me alcanza para ahorrar? Entonces enfócate en controlar lo que gastas mes a mes y ordena tus deudas y avanza, el proceso financiero es un paso a paso, lo importante es empezar, ya tienes más herramientas y esto te ira llevando al siguiente nivel.

Recuerda, en finanzas no se trata de la cantidad sino del hábito, crear hábito de ahorro te va a llevar a avanzar, espero te animes a empezar con él y así crear una nueva realidad financiera.

#SoyFonemaSoyFinanzas
#ConFonemaMeEducoFinancieramente