¡Es imposible ahorrar! Esta es la frase más común...

 

Por: Cristina Bravo
Instagram: @cristinabravofinanzas

¡Es imposible ahorrar! Esta es la frase más común que me encuentro en mis asesorías cuando empezamos a hablar del ahorro, e inmediatamente le procede la frase - “con tantos gastos no me alcanza”- entonces en ese preciso momento respondo con un rotundo ES VERDAD.

Y es verdad porque es muy poco probable que alcance para ahorrar cuando no se tiene control de los gastos, no hay un presupuesto y se tiene el hábito de primero gastar y luego mirar si sobro para ahorrar.

El ahorro es un hábito financiero que transforma positivamente las finanzas, por eso deseo hoy dar herramientas que permitan llegar a ese punto de una forma más consciente con prácticas fáciles que se pueden hacer en el día a día.


1. Págate a ti.

Esta es la estrategia numero uno cuando doy tips sobre ahorro, ya que permite volver consciente la posibilidad de tener un monto para ahorrar.

Cuando te indico que te pagues a ti, se trata de un método donde separas primero los gastos fijos básicos de tu mes como lo son: arriendo, alimento, transporte, servicios públicos entre otros, luego separa el pago de los créditos que tienes, ya que es esencial estar al día con ellos y no estresarnos, cuando finalices estos dos procesos separarás el ahorro de tu mes o quincena según lo elijas y por último lo que te sobre será lo disponible para gastar.

Normalmente lo que hacemos es que primero gastamos y luego ahorramos, pero si usas esta estrategia puedo asegurarte que vas a tener disponible tanto para ahorrar como para gastar y disfrutar.

2. Controla tus gastos hormiga

Los gastos hormiga son pequeñas fugas de dinero que efectuamos a diario y los que normalmente no ingresamos en nuestro presupuesto. Un ejemplo de los gastos hormiga son: La botella de agua que compras en la calle, el mecato que compras en la tienda, el pago del parqueadero de un centro comercial o incluso la bolsa de leche o paquete de arepas que compras porque se te acabo en el mercado.

Estos pequeños gastos normalmente no los controlamos ya que se nos convierten en gasto del día a día y resolvemos con el dinero que tenemos en la billetera o que nos va quedando de devueltas.

Te invito a que lleves un control de estos gastos por un periodo de 15 días, lo que harás es escribir en tu celular o en una libreta el valor y el concepto del gasto diario, a los 15 días sumarás los valores y podrás verificar cuanto gastaste en ese periodo y cuál es el concepto en el que más incurriste.

Este ejercicio te permitirá tres cosas, la primera controlar tu dinero, la segunda tener una estrategia par ingresar un valor a tu presupuesto de gastos varios y el tercero es que tendrás evidencia de que si tienes dinero disponible para el ahorro. Solo requieres orden y control.

3. Guarda cualquier monto, pero hazlo diario.

Muchas veces me he dado cuenta que el problema no es que no se tenga el dinero para ahorrar, sino que se tiene un bloqueo con el habito en si del ahorro, por eso te invito a que generes esta estrategia para que puedas crear un habito y día a día se te vuelva más fácil hacerlo.

Toma un recipiente o una alcancía y DIARIAMENTE deposita en ella el monto que desees, aquí no importa la denominación, lo importante es la constancia, recuerda que lo que estas intentando crear es un habito de ahorro, donde le asocies a tu mente que sí tienes dinero y que ahorrar es positivo para tu vida. Como te he contado en otras ocasiones, en finanzas lo importante es el hábito y no la cantidad.

Este ejercicio te recomiendo que lo hagas mínimo por 21 días seguidos, si llega un día que se te pasa, deberás volver a empezar como si fuera el día cero, por eso te recomiendo que en un calendario o en una hoja lleves el control de los días que lo haces, esto también le da un mensaje a tu mente de que eres tu quien lleva el control y no ella.

La invitación es a que le digas a tu mente que, si es posible ahorrar, deja atrás la frase de “no me alcanza” o “no tengo” esto ratificará cada día que es difícil, mientras que, si comienzas con el punto tres, por ejemplo, estarás en función de tomar el control de tus hábitos y de esta forma generar una nueva estrategia de crear posibilidades de ahorro.

Puedo asegurarte que si lo haces de forma consciente prontamente tendrás una cantidad ahorrada y un hábito nuevo, inténtalo, estoy segura que si haces algo diferente obtendrás un resultado diferente.